Our Blog

Historias exitosas de Responsabilidad Social Empresarial (RSE)

Cada vez más empresas dedican un departamento o acciones concretas a promover la responsabilidad social empresarial (RSE). Te presentamos seis historias de empresas que decidieron tomar cartas en el asunto y poner su granito de arena para beneficiar a la sociedad.

Cada vez más empresas dedican un departamento o acciones concretas a promover la responsabilidad social empresarial (RSE). Te presentamos seis historias de empresas que decidieron tomar cartas en el asunto y poner su granito de arena para beneficiar a la sociedad.

Ingredientes sustentables en Knorr

Hace siete años, Unilever inició un Plan de Vida Sustentable, el cual se enfoca en hacer crecer el negocio al tiempo que reduce su huella ambiental e incrementa su impacto social de manera positiva.

Entre otras cosas, su Plan de Vida Sustentable se dirige a mejorar la manera como se producen los ingredientes que Unilever utiliza para la elaboración de sus productos.

¿El objetivo? Mejorar su perfil nutrimental y reducir el impacto ambiental. Ejemplo de ello es el trabajo que Unilever realiza en México con su proveedor de cebollas y ajos inorgánicos –más bien, sustentables– Adegermex.

En su rancho La Capilla, en San Miguel de Allende (Guanajuato), Adegermex produce cebolla y ajo inorgánicos, libres de pesticidas y fertilizantes, gracias a sus técnicas de agricultura sustentable, como riego por goteo y análisis de suelos.

Eduardo Angulo, director de la marca Knorr, dice que este tipo de acciones buscan mejorar la alimentación de sus consumidores mediante la reformulación de sus productos, basados ahora en ingredientes naturales.

Para el año 2020, todos los ingredientes agrícolas que la empresa multinacional utilice en sus productos (cremas, sopas, purés, caldos, sazonadores, pastas y salsas) serán sustentables.

Danone: por la revolución alimentaria

Desde aquel memorable discurso en el que Antoine Riboud, fundador de Grupo Danone, definiera la Responsabilidad Social Empresarial (RSE), en 1972, el tema está en el ADN de la compañía; claro que ahora es un ADN mejorado que constituye el principal material genético de sus cuatro pilares: sus productos, su relación con la gente en toda su cadena de valor, su relación con el medio ambiente y su difusión del conocimiento e investigación en alimentación.

Entre 2000 y 2007, la compañía se deshizo de sus negocios no relacionados con la salud y la alimentación. “Queríamos estar orgullosos de nuestro portafolio de productos, así que enfocamos todas las categorías en salud y alimentación –explica Fabrice Salamanca, vicepresidente de Asuntos Legales y Corporativos de Grupo Danone México– y consolidamos cuatro divisiones de negocios: agua, lácteos, nutrición infantil (en 2007, compró la firma holandesa de fórmulas infantiles Numico) y alimentos médicos prescritos por médicos para atender padecimientos específicos, como intolerancia a las proteínas”.

Gracias a este nuevo enfoque, la francesa Danone dejó sus negocios de cervezas, galletas, golosinas y pastas, y se dedicó de lleno a la promoción de la salud a través de la alimentación. Hoy tiene productos que van desde aguas yogures que ayudan a disminuir las agruras y la sensación de acidez, hasta productos para personas que tienen necesidades nutricionales especiales.

Otra de las acciones de responsabilidad social empresarial más sobresalientes del grupo tiene que ver con la gente, específicamente con sus proveedores. A través del programa Margarita, más de 170 ganaderos lecheros trabajan de manera exclusiva para Danone. La empresa los capacita y les otorga financiamiento y acceso a tecnología para que produzcan leche de mayor calidad y sean más productivos. Estos pequeños productores contribuyen con 18% de las necesidades lecheras de Danone en el país.

En materia de sustentabilidad ambiental, la empresa se afana en reciclar materiales y reducir su huella de carbono. Hoy, 25% de sus envases están elaborados con PET reciclado, y la huella de carbono de todas sus operaciones se ha reducido en 35%. Para el año 2050, Danone espera reducir su huella al 100%.

El cuarto pilar –difusión del conocimiento e investigación en alimentación– es uno de los más importantes y activos. Opera bajo la batuta del Instituto Danone, un organismo científico que sirve para unir a profesionales de la alimentación, como nutriólogos y dietistas, con los expertos de la salud y la educación. Su misión es difundir conocimientos en nutrición, alimentación y salud. A través de esta entidad, Grupo Danone patrocina proyectos de investigación, publica libros y realiza conferencias y simposios. Hace unos meses, el instituto trajo a México la exposición Un Mundo Dentro de Ti, que se exhibió hasta diciembre en Universum, Museo de las Ciencias de la UNAM. Antes, la muestra se había exhibido en el Museo Americano de Historia Natural de Nueva York.

El día que Heineken cambió la cerveza por el agua

Cuauhtémoc Moctezuma (CM) Heineken sabe que el agua es vital para la producción de cerveza, pero también reconoce que es una esperanza de vida. A través de un enfoque de sustentabilidad y responsabilidad social, la firma logró apoyar a quienes más lo necesitaban en la emergencia que vivió el país tras los sismos de septiembre del año pasado.

La distribución del vital líquido en latas fue su principal aportación. “El agua es un líquido vital para nuestra operación, pero también reconocemos que es un líquido vital para la vida”, asegura en entrevista Blanca Brambila Pérez, gerente de Sustentabilidad y Responsabilidad Social Empresarial de CM Heineken México.

El 7 y 19 de septiembre, entidades como Oaxaca, Guerrero, Puebla, Morelos y Ciudad de México se vieron inmersas en la devastación por los sismos que golpearon al país. Ahí fue cuando la planta Cuauhtémoc Moctezuma Heineken en Orizaba, Veracruz, detuvo la producción de cerveza para dar paso al enlatado de agua, la cual llegaría a todos los afectados por los movimientos telúricos.

A nivel internacional, esta es la primera vez que una de las operaciones de Heineken cambia su producción de cerveza por agua, para apoyar durante una emergencia nacional.

Al principio, Heineken México consideró la entrega de un millón de latas con agua, pero la necesidad de los afectados hizo que la cantidad inicial quedará en el olvido y el programa lograra la entrega de un total de más de 2 millones de latas, lo que se traduce en 7,000 litros de agua.

“Este proyecto no es producto de la suerte y no es algo que planeamos tres días antes de su lanzamiento”, dice la ejecutiva, quien reconoce que representó todo un reto el enlatar agua.

En 2014, nació el plan de la compañía cervecera para lanzar el plan emergente de enlatado de agua en su planta de Orizaba, que cuenta con el mayor número de reconocimiento en México por el consumo de agua y responsabilidad ambiental. El proceso requirió una reingeniería de los procesos productivos, así como el desarrollo de nuevas habilidades entre los colaboradores y la compra de equipos especializados.

Las latas fueron el envase idóneo para conservar y transportar el agua, ya que ofrece beneficios, como un menor peso y posibilidad de reciclado, lo que dio paso a una producción inicial de 50,000 latas con agua durante 2015.

Un año después, la firma inició la distribución del vital líquido en Monterrey, Puebla, Guadalajara, Baja California y Mérida para apoyar a los ciudadanos afectados por diversos desastres naturales.

En 2017, el agua logró distribuirse gracias al apoyo de los mismos colaboradores de Heineken en México y la Cruz Roja Mexicana para garantizar que el producto llegara a las personas que así lo necesitaban. Heineken busca asumir el liderazgo dentro de los temas de responsabilidad social hacia 2020 y asegurar su permanencia en nuestro país y otras regiones del mundo.

 

Tags:

Show Comments (0)

This is a unique website which will require a more modern browser to work! Please upgrade today!